SEGURIDAD ÉLECTRICA

SEGURIDAD ÉLECTRICA

06/12/2017

LA SEGURIDAD DE LAS INSTALACIONES ELÉCTRICAS

Por Carlos Foligna, ingeniero electricista graduado de la Facultad Regional Buenos Aires de la Universidad Tecnológica Nacional, integra la Comisión Directiva de CADIEEL y es titular alterno de su comisión de Baja Tensión. Integró la Comisión Directiva de la Asociación Electrotécnica Argentina y de IRAM.

Los incendios de origen eléctrico se incrementaron un 28%.
El control de instalaciones durante todo su proceso y los incendios por causas eléctricas están íntimamente relacionados.

CADIEEL, Cámara Argentina de industrias eléctricas, elec- trónicas y luminotécnicas, que nuclea a los fabricantes de materiales y productos para instalaciones eléctricas pro- mueve el uso seguro de la energía eléctrica para lo cual la fiscalización de productos e instalaciones son dos herra- mientas fundamentales para garantizarlo.

La experiencia habida en fiscalización por tercera parte de instalaciones nuevas que llevó a cabo el APSE ha sido una experiencia excelente en términos de seguridad, y la Cámara está apoyando todos los proyectos de regulaciones, ya sea nacionales, provinciales o municipales que distintos actores están impulsando.

Durante 12 años (1997-2009), el APSE comenzó a realizar el control de instalaciones eléctricas dentro de las áreas de concesión de EDENOR, EDESUR y EDELAP.

La superintendencia de Bomberos de la Ciudad de Buenos Aires que realiza estadísticas de intervenciones en incendios de edificios, nos muestra por su parte sus estadísticas durante gran parte del período de actuación del APSE:

Estos porcentajes obtenidos como promedio de 6 años tomados entre 2000 y 2010 son elocuentes de la incidencia del uso de la electricidad en la pérdida de bienes y vidas. El accidente de origen eléctrico es evitable y para ello es importante prevenirlo desde la realización del proyecto hasta la instalación del último artefacto a través de controles eficientes, profesionales e independientes durante todo el proceso.

Desde la derogación de la Res. 207/95 la tarea del APSE se redujo a mínimo y el control de instalaciones desapareció, quedando librada la seguridad al buen tino del profesional que interviene. EL control de instalaciones durante todo su proceso y los incendios por causas eléctricas están íntimamente relacionados.



La estadística incendios en la CABA más reciente realizada por los Bomberos es de 2015. En ella surge que el 41 % de los incendios sucedidos en la CABA ha sido de origen eléctrico. Desde 2011 los controles de instalaciones han sido cada vez mas laxos y la consecuencia es un incremento de 28% en 4 años de la incidencia de los accidentes eléctricos en los incendios.

UN CONTROL EFICIENTE DE LAS INSTALACIONES

La acción desarrollada por APSE dejó una impronta muy fuerte en varios elementos de la cadena de valor de la seguridad eléctrica. En el gremio de los instaladores, por ejemplo, a través de la docencia impartida, el reconocimiento de la profesión de electricistas idóneos, su inserción a la formalidad como electricistas profesionales a través del Instituto de habilitación y acreditación (IHA) y la instalación de un sistema novedoso y eficiente de registro, verificación y control de instalaciones eléctricas en inmuebles con cuyo aval se podía solicitar el medidor en las Empresas Distribuidoras.

El tipo de control delegado por el ENRE al APSE, denomina- do de tercera parte, resulta ser un instrumento jurídico eficiente e independiente, garantizando con su intervención:

• A la empresa distribuidora que puede dar servicio reduciendo sustancialmente la tasa de accidentes de origen eléctrico.
• Al municipio que la instalación eléctrica de esa vivienda o local comercial es segura, que es la responsabilidad que le confiere la Constitución Nacional, vigilar la seguridad de las personas aún en su ámbito privado.
• Al comitente que se le entrega una instalación eléctrica- mente segura.
• Al profesional interviniente la tranquilidad de haber entregado una instalación que cumple con los requisitos mínimos de seguridad firmando una Declaración de Conformidad de la Instalación (DCI) con respaldo documental que le representa una salvaguarda ante posibles incidentes de origen eléctrico.

Esta experiencia, inédita y enriquecedora, constituyó un hito que, con el correr de los años se fue perfeccionando y resultó ejemplificadora. Desde la Reglamentación de Instalaciones Eléctricas de BT en inmuebles AEA 90364 que se fue aggiornando con la experiencia de miles de instalaciones ejecutadas por profesionales de distintas categorías. Los profesionales idóneos, sin título oficial pero con una gran experiencia, que se incorporaron a un sistema formal a través de la acreditación del APSE para ejecutar instalaciones de la categoría T1R de hasta 10 kW. El control documental de la instalación con su verificación in situ, asegurando la coherencia documental con la reglamentación y la realización in situ.

Argentina además, ganó prestigio internacional al pre- sentar este sistema que sirvió de base a otros países para que iniciaran sus propios sistemas de control de Instalaciones eléctricas. más de 500.000 instalaciones eléctricas certificadas por el APSE sin registros de antecedentes de accidentes eléctricos son una prueba de la eficiencia de este tipo sistema de control de tercera parte. Del total de las instalaciones certificadas, el 82 % correspondieron a las de tarifa 1 (10 kW).

Una de las características de la actividad registral de APSE fue que cada legajo técnico fue archivado digitalmente y entregado al ENRE. Esta digitalización permitía realizar múltiples tareas de seguimiento y control estadístico lo cual sumaba a un proceso de mejora continua. La derogación de la Res 207/95 trajo como consecuencia la derivación del control a los municipios o en su defecto al profesional interviniente a través de una nueva DCI, similar a la técnica básica acerca de la instalación realizada.
Hasta ahora en las áreas de concesión delimitadas por Edenor, Edesur y Edelap no existe un control efectivo de instalaciones por parte de los municipios y la actividad de los profesionales intervinientes, de cualquier categoría, no son controladas. Hasta que esta situación no se reponga la cadena de valor de la seguridad estará rota.

La experiencia del APSE y su capacidad de registro esta- dístico se verifica en la evolución de los desvíos a los requisitos mínimos de seguridad verificados año tras año. Se considera Requisito Esencial de Seguridad, a aquel apartamiento reglamentario que representa un riesgo cierto de ocasionar un accidente de origen eléctrico
Desde 1999 en que se pudo realizar la primera estadística con resultados de no conformidades con Requisitos esenciales de seguridad que marcaba casi un 60% hasta bajar a menos de 20% pasaron cinco años de trabajo continuo sin cesar en las tareas de control, y a partir de allí durante otro lustro con índices entre 12 y 18%, hasta 2008.
A partir de la derogación de la Res 207/95 en marzo de 2009 el índice creció hasta casi un 30% y dos años después no bajaba del 40%. Corría el año 2011 cuando el APSE dejó de hacer estadísticas.

El control de instalaciones por tercera parte genera un costo adicional indirecto pero se obtienen muchas ventajas, a saber:

VENTAJAS PARA EL USUARIO DE LA VIVIENDA O LOCAL:

• Seguridad de las personas, mascotas y bienes propios y de los vecinos lindantes.
• La empresa distribuidora que solo autoriza el suminis- tro cuando hay respaldo documental certificado.
• Propende a obtener instalaciones mas eficientes
• El municipio u organismo de control de tercera parte delegado por aquel.

El sistema de control parte del diseño y ejecución de la instalación eléctrica, de acuerdo a la reglamentación AEA 90364 hasta el visto bueno de la Instalación con el cual la Empresa distribuidora está en condiciones de brindar suministro.

Este control debería continuar a través del tiempo a tra- vés de un plan de revisiones periódicas o sistemáticas (ej., cada 15 años) o sistemático (ej. cambio de titularidad del inmueble) y tener consecuencias colaterales como la reducción de las primas de seguros por incendios de viviendas y locales comerciales.

VENTAJAS PARA LA GENERACIÓN Y DISTRIBUCIÓN:

• Reduce la posibilidad de daños causados por sobretensiones transitorias en la instalación y aparatos conecta- dos a ella.
• Reduce los costos de reposición de bienes por daños de sobretensiones.
• Elimina los disparos en la protección de la distribuidora.
• Se reduce el consumo de energía al utilizar nuevas tecnologías de iluminación y automatización, aligerando la red de distribución.
• Se utiliza menos combustible reduciendo la emisión de gases (efecto invernadero)
La cadena de valor de la seguridad eléctrica

Una instalación eléctrica es el resultado de la interacción de varios actores que conforman la cadena de valor cuyo producto final es una instalación segura y eficiente:

• Fabricantes e importadores de material eléctrico certi- ficado
• Fabricantes e importadores de aparatos electrodomés- ticos y electrónicos certificados
• Fabricantes e importadores de luminarias certificadas
• Empresas de comercialización de materiales, aparatos y luminarias, mayoristas y minoristas.
• Profesionales matriculados que realizan el proyecto y la ejecución.
• La empresa distribuidora que solo autoriza el suminis- tro cuando hay respaldo documental certificado.
• El municipio u organismo de control de tercera parte delegado por aquel.

La seguridad de los ciudadanos es un derecho y garantizarla una obligación del Estado. Cuando la calidad de vida se pierde por un accidente eléctrico evitable en un sistema sin controles de instalaciones y productos que forman parte o se conectan a ellas estamos en una Sociedad con valores reprochables que desconoce el derecho elemental al uso seguro de la energía eléctrica, principal fuente de calidad de vida en la sociedad moderna.

Categorías